El Canon son unos Céntimos Miserables

Claro está que no es algo que diga yo, sino que ha salido de boca del flamante nuevo presidente de la SGAE: Jose Luis Borau.

Según leo en este post de Abadía Digital, la nueva perla de la SGAE es decir: «el canon son unos céntimos miserables«, no sin antes calificarlo de «un mal menor».

Lo cierto es que algo es lo que es según su propia naturaleza, según su origen, o en algunos casos, según su destino.

Si fuera por su propia naturaleza, los céntimos serían miserables por sí mismos. Siendo éstos la unidad fraccionaria de nuestra moneda, y ésta la base de nuestro sistema monetario y financiero, y como sabemos todos, éste basa su equilibrio en la confianza, partir de la base de que es miserable mermaría la confianza y el sistema se derrumbaría. los tiros no deben de ir por ahí, entonces.

Si fuera por origen, estos parten de la mayoría de los ciudadanos españoles. Es decir, la moneda heredaría su carácter miserable por ser origen de millones de españoles, y serían estos los miserables. Quizás quisieron decir esto, no lo descarto. Que lo aclaren la próxima vez.

Pero como decía al principio, en ocasiones también puede ser por destino. Y éste no es otro que la SGAE y sus arcas, así que quizás el carácter miserable sea heredado por el destino, lo cual querría decir que el propio presidente admite una característica que muchos usuarios creen inherente a su organización. ¿Querrían decir esto?

No sé, no me queda claro si los céntimos son miserables por su propia naturaleza, por origen o por destino. ¿Qué querrán haber dicho? Lo que es cierto es que yo no considero que el dinero sea miserable, y a mí no me hace gracia que me lo llamen, así que sólo me queda una opción. Luego que cada cual piense lo que quiera.

PD: ¿No será que sea todo un juego de palabras y que traten de comparar de manera oculta su Google Bombing (aunque ya no es tal, ya todo el mundo les conoce con esa «denominación social») con otro casi tan conocido como el de «Miserable Failure»? No os preocupéis, chicos, no hay que tener envidia insana, el vuestro es más importante.

Los piratas cambian de profesión

A lo largo de esta semana se ha hablado mucho de la SGAE. En mi opinión ha sido una semana de relleno, de escaso interés y menor calidad argumental, donde diversos autores izaban la bandera de la libertad de expresión mal entendida. Y eso a pesar de que la SGAE no me merezca el más mínimo respeto por sus actuaciones, decisiones y declaraciones, situándole más al borde de la ilegalidad de lo que podría estarlo el denunciado.

Pero no quiero abordar un tema ya caduco y en el que a todos nuestro corazón toma las riendas antes que la cabeza a la hora de realizar valoraciones. Prefiero centrarme en las consecuencias colaterales que las actuaciones pseudomafiosas (y no incurro en delito porque todas se parecen sospechosamente a la extorsión -que es sino el canon- y la intimidación) de la acaparadora de la propiedad intelectual (actúa como si fuera la única asociación de autores y acapara todos los beneficios que el gobierno les otorga).

Así, esta semana hemos podido asistir a la reconversión de la que otrora fue una de las webs de piratería más conocidas y visitadas hace años: Portal Pirata.

Esta web tradicionalmente ha basado su contenido en las colecciones de elinks, convirtiéndose en una de las referencias para los usuarios de redes p2p. Algo que persé no es ilegal, pero que sí le acompaña la sombra encriminatoria de algunas asociaciones, aunque sí se sitúa en una zona gris.

Pero eso fue hace mucho tiempo, en sus inicios, y desde entonces su empresa ha ido desarrollando negocios de calidad y completamente legales, estando hoy en día, bien directamente o a través de filiales, entre las empresas más destacadas en cada uno de ellos.

Hace tiempo me comentaron que no le veían ningún sentido que con todos sus negocios ya crecidos tengan que mantener una serie de contenidos de dudosa legalidad y conflictos éticos, sobre todo con la persecución que están sufriendo este tipo de webs. Tomaron la decisión de abandonar por completo el mundo «pirata», y esto se refleja en el nuevo rumbo que toma portalpirata.com que vendrá acompañado en el futuro de una reconversión de algunas webs vinculadas a éste que aún se mantienen en esa delgada línea en la que se movían con estas webs, herencia de sus inicios hace más de 5 años.

Desde hace tiempo estoy al corriente de estos cambios, pero ha sido esta semana cuando han reconvertido los contenidos de manera abierta, pasando a un formato «blog de tecnologías». Sin duda algo que está demasiado trillado, pero cuentan con la ventaja de un elevado tráfico residual de su anterior etapa.

Lo que más llama la atención de sus servicios, en mi opinión, es el trivial, que le dota de un contenido lúdico interesante, aunque habrá que ver su aceptación transcurrido un tiempo prudencial.

Internet ha perdido una fuente de elinks que muchos quizás lloren, pero gana otro blog de tecnología y miscelaneas. En internet también existe la reinserción de los «chicos malos», y ellos se han quitado el peso que una web conflictiva puede tener sobre el que ahora es ya un grupo de empresas de internet sobradamente serio y profesional.

PortalPirata, en mi opinión hacéis bien en elegir el camino correcto y dejar atrás aquellos maravillosos años (jóvenes) que todos tuvimos. Pero, ¿todos opinarán igual? Os invito a que dejéis vuestros comentarios al respecto de este cambio de ruta.

Actualización 03/05/2015: Se han eliminado los enlaces a Portal Pirata, ya que tras los años ha pasado a otras manos y nada tiene que ver el contenido actual con lo que cita el post.

Las palabras Blog y Blogsfera ya cansan

Y no lo digo yo, lo dicen los ingleses.

Mientras aquí en España las encuentas parecen estar todas planteadas para apoyar una campaña política (son las únicas a las que se les da cobertura informativa) en Reino Unido se acuerdan de nosotros, las minorías, y han tenido la feliz idea de hacer una encuenta a usuarios de internet acerca de las palabras de internet que más odian.

La ganadora ha sido Folksonomía, algo que no es de extrañar (aunque a decir verdad, la prefiero a taxonomía, que a pesar de estar relacionadas, la primera me suena a fiesta -folklore- mientras que la segunda me suena a impuestos -tax, en inglés-).

Lo sorprendente viene en las palabras que le siguen en segundo lugar: ni más ni menos que blogsfera (o blogosfera) y blog. Estoy por apostar que si en España preguntamos por los términos más de moda serían esos mismos. Nuevamente se demuestra que con respecto a los países anglosajones, cuando nosotros vamos ellos ya vuelven, hasta con la terminología.

Resultaría extraño que en España fueran términos que cansaran (en estos momentos), cuando salvo los cuatro bichos raros que «hacemos noseque en internet», si le decimos a alguien que tenemos un blog la respuesta será algo similar a: «Â¿lo que? ¿qué es eso?»

Así que ya sabéis, si no queréis parecer antiguos, no habléis de blogsferas y blogs… Está demodé. Sin embargo, les ha faltado algo en el estudio: ¿de qué debemos hablar para estar a la última? ¿Cuáles son los términos más queridos?

Nubes de Tags y Keyword Spam

Me encanta el management, leo tantos libros y revistas de management como de internet, y debo reconocer que me encanta su estilo literario habitual (me refiero al de los autores anglosajones, claro está) con frases y títulos sensacionalistas que atraen la atención del lector.

En ocasiones lo pongo en práctica, y a decir verdad, esos posts casi siempre han sido los más comentados porque el sensacionalismo a veces levanta iras (fruto de la incomprensión). En esta línea quería haber puesto en el título la coletilla «o de como la taxonomía se convierte en spam», pero seguro que de haberlo hecho alguno habría saltado enfurecido por hereje gritando «Â¡a la hoguera con él!».

Y es que a pesar de la etapa puritana que atravesamos, donde parece que hay aspectos intocables (lease todo lo relacionado con lo 2.0 y redes sociales) elevados por propios y extraños al pedestal divino, lo cierto es que estos manás, con inegables ventajas en unos casos, pueden ser usados de manera equivacada, e incluso malintencionada.

En mi opinión esto es lo que sucede con la utilización de tags o etiquetas en muchas páginas web, especialmente al uso (y concretamente al abuso) de nubes de tags.

«es útil cuando existe una abrumadora cantidad de información y una masa social que evite desviaciones intencionadas»

Las nubes de tags son sin duda de una gran utilidad en herramientas sociales, porque precisamente apoyados en esa basta sociedad que colabora y aporta permiten con relativa exactitud filtrar la información y mostrar lo más interesante en cada momento dado. Un sistema mucho más avanzado de categorización que las clásicas categorías, pero que sólo es útil cuando existe una abrumadora cantidad de información (sino no es necesario) y una masa social que evite desviaciones intencionadas (por la teoría de los grandes números se hace difícil su manipulación).

Sin embargo, con la progresiva socialización de la web y el éxito de algunos proyectos basados en la participación colectiva que se apoyan en la taxonomía para ordenar su información, su uso se ha extendido a otros proyectos en lo que no se dan las circunstancias anteriores, con lo que se ve limitada su utilidad y su independencia.

Si todo quedara en esta falta de utilidad e independencia podríamos pensar «no pasa nada, es problema del webmaster», y en parte así es, pero, oh hereje de mí, ¿y si este uso de tags en algunas webs se estuviera convirtiendo en una forma de spam?

Y es que pensemos. ¿Qué diablos pinta en un blog una nube de tags con pongamos 100 palabras? En primer lugar su cantidad de información no es de tal envergadura para tener que acudir a una en teoría infinita lista de categorías. En segundo lugar, no existe un movimiento social participativo en torno suyo, por lo tanto esa elaboración de tags es fácilmente manipulable (eso en los casos en los que no sea realizada de manera individual por el propio blogguer -que no es más que un ejemplo-).

(en ciertos casos) «No deja de ser carnaza para buscadores, una forma más de Keyword Spam disimulado»

Opinión personal es que, sobre todo en los casos más descarados, se trata de una forma de spam para buscadores. No deja de ser carnaza para buscadores, una forma más de Keyword Spam disimulado (repito que me refiero a usos fuera de unas circunstancias concretas). Porque, ¿que diferencia hay entre un listado de etiquetas enorme -a veces manipulado y forzado por el autor- y situar en el pie de página el mismo listado de términos seguidos por comas?

En un blog (por ejemplo) no veo una gran utilidad para el lector el ver un listado enorme (¡no bastan 10 si es por ofrecer información de carácter anecdótico?) con enlaces de «las palabras más buscada» (puede ser útil para el webmaster, pero puede tenerlo de manera privada). No es comparable a la utilidad de esta categorización en herramientas sociales. Su uso suele estar más enfocado a ampliar el número de páginas por una keyword específica, ofrecer alternativas artificiales para mejorar la indexación, o aumentar artificialmente la densidad de expresiones relacionadas para mejorar ranking en buscadores.

En definitiva, una forma de spam encubierta, pero igual de dañina (y más eficaz) que otras que realizan acciones semejantes de manera más obvia, y peor vistas. Me recuerda, y mucho, a aquellos buscadores que se pusieron de moda hace años, en los que las búsquedas se guardaban en la base de datos y se generaba una página por cada una de ellas. Y en muchos casos (estoy seguro de que no en todos y que muchos se mueven por pura tendencia siguiendo las modas), las intenciones y objetivos en ambos casos son los mismos.

¿Existe una burbuja de internet?

Burbuja de Internet

A raiz de este tema en Loogic, sobre si en España nos vendemos barato o no, algunos de los comentarios han derivado en la posible Burbuja que está viviendo Internet en estos momentos.

Pero, ¿existe la burbuja? ¿se repite la situación de 2000? A Juan Luis, según los comentarios y porque algunas empresas invierten millones en algunos eventos, a veces le entra el «canguis», aunque creo que lo dice sobre todo por una cuestión de prudencia, no porque lo crea realmente (y es que estemos o no en una burbuja, siempre hay que tener un plan B y mantenerse alerta).

En mi opinión, las condiciones en la actualidad son muy diferentes a las de 2000. Para empezar, en el 2000 prácticamente todo el capital de las tecnológicas venía de operaciones bursátiles, pocas (si es que alguna) daban beneficios reales. Era un crecimiento basado en esperanzas de beneficio futuro, únicamente. Sólo movimientos de euforia colectiva.

Sin embargo a día de hoy, una gran parte de las empresas de internet dan beneficios. Muchos de los que estamos aquí estamos obteniendo beneficios (en algunos casos cuantiosos) sin necesidad de recurrir a los mercados o a socios capitalistas. En muchos casos ni siquiera a financiación externa (deuda), algo que es poco habitual ver en otros sectores.

Por otra parte, en el 2000 la burbuja no afectaba únicamente a las empresas de internet, sino también a las biotecnológicas, a las telecos, etc.. y ahora estas empresas no siguen la evolución de internet de manera tan paralela (aunque también están en ascenso).

Ahora bien, sí que es cierto que sobre todo en las «2.0» se pueden detectar ciertos paralelismos con el crash de las telecos de 2000. Son empresas que no dan beneficios en muchos casos, y puedo adivinar que un gran número de ellas no los darán, y sin embargo toda la financiación está yendo a ellas, además de que se detecta una excesiva valoración en el caso de las compras, sobre todo para un modelo de negocio que cuenta con pocos precedentes de éxito; y hablo de éxito real, no de pelotazos puntuales.

Me parece peligrosa esta moda de la «Web 2.0», y reitero lo de moda. Peligrosa porque intenta diferenciarse por algo que no les diferencia realmente (una web tradicional puede ser socializada también), peligrosa porque muchas (no todas) cuentan con grandes debilidades a la hora de conseguir tráfico, y peligrosa porque a día de hoy sí que está tomando tintes de burbuja (como explicaba en el anterior párrafo).

Pero, eso sí, recordemos que no todo en internet es 2.0. Y la internet de hoy no es 2.0, tan sólo una pequeña fracción. La web 2.0 es una moda, un invento del que parecen vivir algunos Gurús. Hay modas pasajeras y modas que crean tendencia, así que el tiempo dirá en qué se convierte. Aunque seguros que muchos ya están pensando en la web 3.0.