Meristation pierde el juicio contra Prisacom

Hoy publica el diario 5 días, en su versión digital que Prisacom gana el juicio contra Meristation.

Aunque desconozco los detalles de la operación, sí que viví con cierta curiosidad hace meses el comienzo de este culebrón (Carlos Blanco lo contaba por aquel entonces), puesto que Meristation es competencia (sana) de Mundogamers, a la vez que desde mi agencia de publicidad he conseguido varias campañas para este portal de videojuegos (osea que por otro lado es proveedor).

El origen del problema se data en 2002, cuando Meristation firmó un acuerdo comercial con Prisacom que -perdón si los datos no son exactos- incluía el traspaso de la web a los servidores de Prisacom, la gestión comercial del inventario publicitario y una opción de compra, cifrada en la fecha del contrato.

El contrato finalizaba a principios de este año y hubo problemas en la salida de los servidores de Prisacom (aquí unas versiones hablan desde robos de la web -por una parte- hasta de secuestro de la web -por la otra-), que dejó varios días a Meristation inoperativa (incluso se llegó a especular con su desaparición).

En este momento se creó un conflicto entre ambas empresas -parece ser- ya que Prisacom pretendía ejercer la opción de compra, y, probablemente, la cifra pactada resultaba insuficiente para la dirección de Meristation (Pep) o bien existía una cantidad superior rondando, aunque tampoco es descartable un “mal feeling” con la adquiriente.

Desde entonces parecían que las aguas se habían calmado y todo estaba tranquilo (aunque había más que rumores de que había compra por un tercero, e incluso se especulaba con cifras, que no voy a mencionar), cuando hoy, para mi sorpresa, uno de los coordinadores de Mundogamers me facilita el enlace con el que comienzo este post.

Por mi posición, queda claro que tengo tendencia a ponerme más del lado de Pep, ya que es equivalente a la mía, aún sin saber si realmente existe base jurídica para la decisión (entiendo que sí, sino sería incomprensible la sentencia -aunque, ¿es firme?-), sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos años se me han planteado situaciones y oportunidades similares, en las que he tenido muy presente siempre su experiencia (a buen entendedor, pocas palabras bastan).

Debo decir que todo lo expuesto en este post está extraído de distintos foros y discusiones, por lo que puede haber inexactitudes en la información, ya que no cuento con ninguna información “privilegiada” de lo acontencido.

Por cierto, está previsto que Pep dé una de las conferencias en el próximo Congreso de Webmasters que se celebra este fin de semana en Madrid. Si tengo la oportunidad de hablar con él, quizás se pueda confirmar algo (aunque no sé lo que podrá o querrá contar). En cualqueir caso, suerte, Pep.

La compañía que odiaba a Europa

Mundo sin Europa

La cultura europea es mayoritariamente de bases religiosas cristianas, más allá de que el nivel de práctica sea mayor o menor. En sus enseñanzas muestran que si te dan en una mejilla debes de poner sin dudar la otra.

Pero hay cosas con las que a mí ya me duelen ambas mejillas, y ya no quiero más golpes. Sony, con su división de juegos, ha superado toda barrera que se pueda pensar de maltrato a sus clientes europeos.

No basta con que el lanzamiento de PSP, ya hace unos añitos llegara a Europa mucho más tarde. Se escudaron en problemas de distribución, y si se me permite, podría ser hasta entendible.

Lo peor ha venido después, siempre relacionado con su consola PS3.

Así, prometió a bombo y platillo un lanzamiento mundial, tal como habían hecho con éxito sus competidoras Wii y Xbox360 sin problemas aparentes más allá de la lógica escasez de existencias -posiblemente más por estrategia de marketing que por errores de distribución-, para luego anunciar que en Europa saldría casi 6 meses después.

Tampoco sería tan grave si Jamie MacDonald – vicepresidente de SCEE – no hubiera afirmado en declaraciones a la prensa que a los usuarios europeos no les importaba esperar 6 meses. Estas declaraciones fueron toda una sorpresa para todos los que nos movemos en el sector de los videojuegos, viendo que nuestros lectores se tiraban de los pelos ante el anuncio, y se rasgaban las vestiduras ante semejante valentía a la hora de declarar.

Incluso se llegó a interpretar sus palabras como “da igual cuando saquemos PS3, los europeos la comprarán de todas maneras, como sucedió con PS2. Arrasaremos igual, los europeos son idiotas.“. ¿Exagero?.

Luego, mientras que en USA se reducía su precio en 100$, en Europa nos tuvimos que conformar con el Starter Pack, que incluía dos mandos Sixaxis (algo ideal para el que juegue sólo, o prefiera jugar por internet).

La marginación no acaba en las fechas y los packs, sino también en la tecnología. En los lanzamientos de PS3 en América y Japón la retrocompatibilidad se realizaba por hardware (mejor), pero no se conseguía retrocompatibilidad total, así que se anunció que la versión Pal lo haría ya por software, al igual que las nuevas consolas fabricadas a partir de entonces. Cierto es que esto es consecuencia de un problema de emulación por hardware y que proviene del retraso del lanzamiento en tierras europeas, pero no deja de ser un trato diferencial.

En cualquier caso, da igual. ¿Por qué preocuparse de la retrocompatibilidad? Si no sirve para absolutamente nada. El que Playstation 2 se vendiera como churros en Europa y haya millones de usuarios que tengan juegos para PS2 no tiene nada que ver para que estos quieran ejecutar sus juegos en la nueva máquina. ¿Quién va a querer hacer eso?

Absurdo hacerse esas preguntas, ¿verdad? Pues en Sony parece que se las han hecho, y que mayoritariamente han respondido de forma afirmativa, porque según las últimas informaciones (esperemos que se rectifique), en Europa nos quedaremos sin retrocompatibilidad. Y no sólo eso, sino que sólo podremos adquirir una Playstation 3 totalmente capada, porque también tendrá menor número de conexiones. Y por cierto, nuevamente más caro que en el resto del planeta (400 euros).

Todo esto viene a cuento del nuevo modelo “de bajo coste” que ha lanzado Sony, que resulta que viene capado por completo. Se trataba de una buena noticia pensando que existían opciones completas (aunque más caras). Pero resulta que Sony anuncia que el Starter Pack dejará de distribuirse en Europa, y por tanto, sólo existirá la opción capada (con menos conexiones y sin retrocompatibilidad), probablemente con el desconocimiento de muchos futuros compradores.

Señores de Sony, ¿qué les hemos hecho los europeos?