Persiguiendo un iPhone

Estaba contestando a un post de Ismael Elqudsi, cuando me di cuenta que quedaba largo. Aprovechando que llevaba ya más de un mes sin escribir aquí por falta de tiempo (sobre todo para reflexionar sobre qué escribir) lo utilizo como una entrada y mato dos pájaros de un tiro.

Así, la afirmación que resume todo el post es: Yo no estoy de acuerdo en que todo el mundo quiera un iPhone por ser cool. Al menos yo soy la excepción

No me suelo caracterizar por ir a la última, y soy bastante despreocupado por la imagen y las modas. No suelo usar activamente servicios 2.0 (ni siquiera Youtube) salvo redes sociales con fin únicamente profesional, ni soy usuario de Mac (ni me tienta) y tengo graves peleas con Linux y los programas open source que mis técnicos se empeñan en instalarme y convencerme de que hacen lo mismo que el otro (en muchos casos sí es así, pero en diseño gráfico y edición web están muy lejos, tanto que aún no puedo trabajar con ningún presumible sustituto).

Sin embargo, sí que voy a hacerme con un iPhone casi con toda probabilidad (iba a hacerlo hace meses, pero sin 3G no me servía de nada).

Trabajo en internet, y por ello me viene de perlas tener acceso desde cualquier sitio a la red. Pero hasta el momento he probado muchos terminales que no me han convencido en absoluto, desde los Nokia hasta los HTC, pasando por los Sony y como no, las Blackberry.

Ninguno de ellos se acercaba a lo que buscaba (el que más lo hacía era el E90 y la HTC Tynt, pero ambos tienen problemas moviendo el SO y no son nada rápidos de usar, además de otros problemas).

Hace unos meses probé Iphone (fijaos, creo que fui el último en hacerlo de todos los “interneteros”, no era algo que me llamara la atención), pero Iphone tenía lo que necesitaba: la web se veía suficientemente bien (en ninguno de los que probé se veía decentemente), era rápido y tactil (por facilidad de uso), una pantalla grande y tenía qwerty (otro handicap de algunos modelos).

Sólo le fallaba que era wifi (no me sirve como tecnología de “movilidad” algo en lo que te tienes que estar quieto dentro de un área para usarlo). Pero ahora con 3G (y de paso GPS), ya sí cubre algunas de mis necesidades insatisfechas.

No es perfecto (ni mucho menos), pero sí se acerca más que el resto a lo que busco. El que sea bonito o exclusivo me da absolutamente lo mismo. En mi caso es que no encuentro alternativa posible dentro del ¿amplio? abanico de oferta.

Ahora, yo tengo un perfil determinado y quizás le saque provecho a ciertas funciones (mucho más que a camaritas, politonos, fondos de pantalla y capacidad de reproduccion de audio y vídeo que nunca utilizo y que me sobran en cualquier móvil), pero ¿de todos los que lo compren, cuantos lo harán? Estoy convencido de que la mayoría lo seguirán usando igual que su móvil actual, y para eso ya hay muchos donde elegir.

Y como no todo es trabajo (alguno se extrañará al oirme pronunciar esta frase), también siento curiosidad en los juegos que puedan salir para Iphone, aprovechando sus “acelerómetros” y quizás su GPS.

Y es aquí donde paso a darles la razón en todo lo comentado en el post de Ismael.

De todas formas, lo que sí tengo claro es que a partir de ahora comenzarán a salir móviles que sean competencia real al iPhone y que resuelvan también de manera solvente algunas de las necesidades que pueda tener, con características similares, y probablemente mejoradas, además de que por fin supondrá un impulso a la conectividad a internet a través del móvil, y quizás ambién a la conexión a internet tradicional: es más fácil de usar un móvil que un ordenador (o al menos la gente mayor está más habituada a un móvil).