Jerarquía del Marketing Social

Por muchos es conocida la Pirámide de Maslow sobre la Naturaleza Humana, y quizás muchos lo asocien a las asignaturas de Sociología en las Carreras de Administración de Empresas o Economía.

Sin embargo, en la época actual no somos pocos los que tenemos esa especie de “alter ego virtual” que toma protagonismo durante el día (algunos hacen gala de él también durante la noche) mientras navegamos por Internet.

Este alter ego (nuestro yo en la Red) también tiene que satisfacer unas necesidades, que se manifiestan en las relaciones con los demás a través, fundamentalmente, de herramientas sociales, con lo que podemos teorizar una presumible Pirámide Jerárquica del Marketing Social (vía Ducttapemarketing.com).

Pirámide Jerarquia Marketing Social

La base de la pirámide está formada por el mundo de los blogs, desde lectores hasta escritores, pasando por comentaristas.

Tras abrir boca con el blogueo, y una vez descubierto en profundidad se siente mayor necesidad de información, y se descubre el funcionamiento de los RSS que nos abre la posibilidad de acceder a un mayor número de fuentes que seguir.

Cubiertas estas necesidades informativas y comunicativas básicas, se descubren nuevas necesidades informativas que se satisfacen a través de las búsquedas sociales y de los marcadores sociales, en las que el intercambio de información se transforma en recomendaciones, estrechando las distancias entre la persona y la masa social (en su conjunto).

Pero llega un momento en el que es necesario personalizar a esa “masa social”, y también obtener un reconocimiento como individuo, entrando en la parte alta de la pirámide, con herramientas de relaciones sociales y de microblogging, donde las relaciones se personalizan y la información se transforma en conversación “cara a cara”.

Sin embargo, el internet social acaba de empezar, y es fácil vaticinar que esta pirámide irá ganando altura en los próximos años, según vayan surgiendo más “necesidades relacionales virtuales”. Quizás todo lo que forma pirámidede hoy no sea más que la base de la pirámide de mañana.

Reflexiones sobre la energía eólica

Sin duda el debate energético es importante, porque de él depende no sólo nuestro futuro, sino el del modelo de bienestar (al menos para algunos) actual. Y como buen debate está representado por varios grupos que defienden posturas diferentes, ambas son respetables para mí, y en las dos encuentro parte de verdad.

El principal punto de debate, junto con la conveniencia o no de centrales nucleares, o quizás unido a él, es el uso (y se introduce también el abuso) de energías renovables, encabezadas por la solar y la eólica.

Los puntos a favor son claros: las energías renovables, como indica su propio nombre, se renuevan por sí solas, ya que hacen uso de los elementos de la naturaleza, aunque dicho sea de paso, la naturaleza también se agota y quizás no sea tan renovable como se piensa.

En ellos se centra Emilio Marquez, que nos cuenta que ha habido un nuevo record de generación de energía eólica. Y tiene razón, desde ese punto de vista es ventajosa, y no creo que haya que renunciar a ella. Las energías renovables tienen que estar.

En mi opinión, el problema que tienen las energías alternativas es el nombre que se les ha puesto. A día de hoy no son un alternativa, sino un complemento. Por ello quizás si se les llamara energías complementarias silenciaría a aquellos que critican estas formas de energía (o en su defecto renovables, que es más apropiado).

Yo, en mi criterio personal, me muestro favorable a su uso de manera complementaria, pero veo con tristeza, sobre todo moviéndome en mayor o menor medida dentro del sector eléctrico, como no se trata de otra cosa que un mero negocio (y MUY rentable), lejos de la imagen que se transmite a la gente.

El problema de estas energías no está en su uso, sino en su abuso y en un reparto irracional (con la cantidad de desiertos que hay, no entiendo la ubicación de algunos huertos solares… que a estos no hace falta regarlos).

El principal problema de este tipo de energías, y es el motivo por el que probablemente nunca sean una alternativa real, es que no se ajusta la oferta a la demanda, a lo que si unimos que la energía no es acumulable, supone un desperdicio.

Así, ayer hubo record de generación… que pena que fuera fin de semana y en una hora valle en la que el consumo energético fuera inferior… quizás si hubiera sido un lunes a las 8-10 de la mañana con las máquinas arrancando, y con una fuerte crecida de demanda hubiera sido más provechoso…, a no ser que busquemos una forma de que entre las 8 y las 10 haya tormentas ventosas todos los días. Por suerte, empieza a salir el sol.

Adjunto dos gráficos, sacados de Red Eléctrica Española (muy interesante su seguimiento para entender la cruda realidad). Uno de ellos es el de la demanda de ayer, y otro el de la generación eólica de ayer, donde se puede ver claramente la diferencia entre demanda y generación, a pesar de la gran tormenta.

Demanda energética en españa el 19 de abril de 2008

Generación eólica en España el 19 de abril de 2008

Si se ve este gráfico, si dependieramos exclusivamente de la energía eólica, es decir, si fuera una alternativa en vez de un complemento, las consecuencias serían que durante la tarde habríamos estado tirando energía (la demanda decrece y la oferta está en máximos), y justo cuando quisiéramos la energía (a medida que se acerca la noche), no habríamos podido tenerla, porque la generación bajó (¡andá, y es de noche!).

También cabe destacar la baja calidad de la energía eólica, que contiene una gran cantidad de armónicos. Básicamente los armónicos son pequeñas variaciones de la electricidad dentro de un rango, y que afectan a la calidad de la electricidad. Por ejemplo pueden ser los causantes de la última vez que se os rompió el ordenador, la televisión, o de que se averíen más de lo normal.

Afortunadamente ya hay aerogeneradores que reducen los armónicos. Sin embargo, gran parte del parque eólico actual es antiguo, o bien tiene un objetivo puramente económico y especulativo donde lo más importante son las subvenciones (sin ellas deja de ser un mercado rentable) donde el coste individual de instalación de cada aerogenerador puede ser la diferencia entre recuperar la millonaria inversión en 3 años o en 5. Yo lo dejo en el aire…

En conclusión, a día de hoy existen diversas fuentes de energía, y todas y cada una de ellas tienen grandes problemas e inconvenientes, y algunas virtudes que las hacen deseables. Pero la realidad nos muestra que a día de hoy es necesaria una coexistencia de todas ellas, e irrenunciables.

Yo sí que estoy a favor del uso de energías renovables como complemento energético (aunque debo decir que estoy en contra de algunas medidas absurdas como la obligatoriedad de poner paneles solares en nueva construcción, que no satisfacen la demanda y encarecen instalaciones -para que luego no se usen-, que debería de ser opcional), pero no las veo como una solución energética global. Un porcentaje de apoyo en torno al 20-30% es razonable, de manera que se considere un apoyo energético y un aprovechamiento del medio en nuestro favor, pero sin llegar a una sobrexplotación que sería ineficiente.

Bubok: Yo he venido a hablar de mi libro

BubokTras varios días sin poder escribir por exceso de carga de trabajo (con la que se avecina es un privilegio que amparo con entusiasmo), no veo mejor forma de retomar el blog que recomendando el uso de una nueva herramienta online: Bubok, encabezado por el genial y cordial Angel María.

Muchos recordaremos al ilustre, y tristemente fallecido, Francisco Umbral, protestando en televisión porque el “había ido a hablar de su libro”, y el programa se acababa y no se hablaba de su libro.

Anécdotas aparte, lo que realmente era una anécdota hasta ahora es que cualquiera pudiera publicar un libro, pues las editoriales exigían una serie de condiciones difícilmente alcanzables para alguien que no tuviera ya una trayectoria (el paralelismo entre el negocio editorial y de la música es asombroso).

Sin embargo Bubok viene a cubrir ese hueco, y permite a cualquier persona poder publicar su libro bajo demanda. Esto es que no es necesario ninguna tirada mínima, ni un nivel de ventas exigido.

Otras ventajas que ofrece Bubok es que podemos distribuir simultáneamente una versión impresa de nuestro libro (en papel), o una versión digital (habitualmente más económica) en formato PDF, a las cuales les podemos fijar nosotros mismos el precio de venta y recibir el 80% de los beneficios (es decir, del precio de venta menos el coste de producción).

Y lo más importante. Además de permitirte ganar dinero con la venta de tus libros, lo harás sin ningún tipo de inversión, porque Bubok es gratuito.

Dicen que en la vida hay que tener un hijo, plantar un arbol y esribir un libro. Esto último ahora es más sencillo gracias a Bubok.

PD: Podéis encontrar más información en la página de ayuda de Bubok.

Confusión con Adsense bajo los títulos

A raíz de este post en el blog de Adsense ha comenzado a aparecer en diversos foros y blogs (por ejemplo Xeoweb o esta noticia de Dirson) comentarios y afirmaciones como que Google no permite poner Adsense debajo de los títulos.

Si se lee detenidamente la nota original, se podrá ver que en ningún momento se hace tal afirmación. Lo que realmente dice es que no está permitido ponerlo debajo del título si éste parece recomendar hacer click en los anuncios, algo que de por sí ya está prohibido por los términos de su servicio.

Textualmente, el fragmento que lo aclara es:

1. Ads shouldn’t be placed under a title or section heading in a way that implies that the ads are not ads.
For example, ads shouldn’t be placed under titles such as “Dallas Business Opportunities” or “Today’s Hot Deals”. Placing ads directly below titles such as these implies to your users that the links in the ads are publisher-created content. The example below shows a placement that does not follow this guideline

La clave está en dos expresiones: “implies that the ads are no ads” y “such as these“, las cuales dejan fuera de dudas que no está prohibido ponerlo bajo los títulos si éstos no llevan a confusión.

Es fácil entender que algunos entendieron mal el mensaje, probablemente fruto de una mala traducción del inglés, o una lectura precipitada (¿quien no lee superficialmente escaneando?), pero viendo que empiezan a aparecer afirmaciones como las expuestas de ejemplo, y ante una posible bola de nieve, conviene resaltar lo que realmente se dice en la nota original.

En relación a esto, me entristece comprobar que últimamente es demasiado frecuente ver en foros y sitios con información especializada en buscadores aparecer cada vez más mitos sin fundamento e informaciones imprecisas o directamente equivocadas (o poco contrastadas), alimentadas, eso sí, por la desaparición de “expertos” en los foros (en términos de participación activa). No obstante, sigue habiendo sitios recomendables donde de vez en cuando aparecen informaciones interesantes (aunque insisto, lamentablemente no tanto como hace años).

Chiki Chiki y proyectos sociales

He preferido esperar a que se pasara un poco la desconcertante euforia por la gesta de Rodolfo Chikilicuatre para escribir una opinión (siempre personal) sobre el ya famoso Chiki Chiki.

Dado que se ha tratado de un producto prefabricado e impulsado de manera masiva desde distintos medios como la televisión e internet es posible aventurar algunas conclusiones que puedan extrapolarse a los proyectos sociales, donde la colectividad tenga influencia.

Cabe comenzar diciendo que, si bien la canción me parece graciosa y podría valer como canción del verano, me abochorna que sea representante de mi país (y por tanto mío) en un certamen internacional. Sin embargo, me abochorna más que haya recibido tanto apoyo incondicional y comprobar semejante muestra de irresponsabilidad generalizada (aunque es fácil comprobar en la sociedad la confusión de prioridades de la gente, situando el ocio por delante de todo lo demás).

Pero, ¿cómo afecta esto a los proyectos sociales? Si consideramos a Rodolfo Chikilicuatre como un proyecto social se puede ver que:

1) Tienen aceptación. Es la principal lectura positiva que se puede obtener. Es indiscutible que la viralidad del Chiki Chiki ha funcionado a la perfección, y ha traspasado incluso los límites de una cadena de televisión mediana y un medio especial como es internet. Prácticamente todo el mundo habla de Chikilicuatre, para bien o para mal.

2) Sirven como soporte publicitario. Habría bastado ponerle a Rodolfo una pegatina de Cocacola para tener un gran número de impactos. Sólo contar las visualizaciones de vídeos en internet, apariciones televisivas, en informativos, y las muchas páginas de diarios y páginas de internet darían cifras hasta las que no sé contar.

3) La inteligencia colectiva no siempre funciona. Es la principal conclusión negativa que obtengo, y la que más afecta a muchos proyectos sociales, ya que muchos planteamientos se basan en esta inteligencia colectiva (por ejemplo aquellos que buscan seleccionar la información con la participación de usuarios), y sobre la que me gustaría extenderme un poco.

Que la elección de Chiki Chiki no era la mejor opción posible desde un punto de vista racional es más que evidente. Entre las candidatas había canciones dignas cuyos intérpretes vieron frustradas sus ilusiones ante la irreflenable avalancha viral del Chiki Chiki. Por lo cual el colectivo se equivoca.

Pero, ¿por qué? En teoría dos cabezas piensan mejor que una.

Esa afirmación sólo es cierta cuando las dos cabezas cumplen dos requisitos: conocer sobre el tema de debate y pensar en la misma dirección.

Así, si juntamos a dos personas que no tengan ni remota idea sobre matemáticas, la resolución de un problema complejo sería tanto o más absurda que si lo hacen de manera separada. Sin embargo, si juntamos a dos expertos en la materia, sus conocimientos se complementan, y la solución será más completa, eficiente, o rápida.

Por otro lado, si esos dos expertos tienen opiniones contrapuestas, las posibilidades de que se produzca una situación de bloqueo son importantes, sin que prevalezca una de ellas (¿a alguien le suena esta situación?).

El problema en la elección de la canción de Eurovisión es que el público no era experto, era totalmente heterogéneo, y se dejó guiar por criterios equivocados e irracionales, lo que llevó a una solución no óptima del “problema”.

Esto podría explicar por qué en general son más útiles para resolver problemas los proyectos sociales especializados que los genéricos (si requiero ayuda en inversiones acudo a un lugar de encuentro de bolsa, y no a uno genérico) y por qué algunos proyectos genéricos, aunque tienen aceptación, realmente son poco útiles a la hora de la verdad, a la vez que nos puede prever sobre posibles problemas en algunas iniciativas colectivas que se están llevando a cabo.