La responsabilidad en las webs

Responsabilidad

En el día de ayer hubo un polémico post de Jesus Encinar. En los comentarios se le criticaba por atacar un gran fallo de seguridad de la competencia (aunque quizás insinuando que era intencionado), alegando que era con intenciones claramente estratégicas.

No dudo que Jesús tratara de defender Idealista y tratar de diferenciarlo de la competencia (Fotocasa, en concreto), y probablemente hubiera sido mejor no hacerlo público. Fue una decisión, y pudo, o no, equivocarse.

Pero lo cierto es que también se está tratando de temas no sólo confidenciales, sino críticos, y la denuncia de Jesús deja de manifiesto que, aunque quizás en esta ocasión no haya sido intencionado -no hay pruebas de que lo haya sido- existen seguro en el mercado otras webs que tengan problemas similares.

Alguno pensará que por qué se queja Jesús. La respuesta es sencilla: imaginemos que los datos de una agencia inmobiliaria son visibles. Para esta agencia será difícil identificar donde ha estado la fuga de la información, y probablemente esto afectara no sólo a quien tuvo la fuga, sino a todo el subsector de los portales inmobiliarios. Por lo tanto lo hace en defensa de su propio negocio.

Jesús, como yo, viene de escuelas de negocio, y por ello sabe bien que sobre todo en los inicios es más importante hacer crecer el pastel que ganar cuota de mercado. Primero tengamos entre todos un pastel grande, y luego ya lucharemos para quedarnos con la mayor porción. Eso sí, una vez que tengamos el apstel más gordo, no retrocedamos dejando que nos cambien a un pastel más pequeño.

Un error de este calibre puede hacer que todo el pastel desaparezca (sólo es necesario que se pierda la confianza de los distintos agentes que intervienen: inversores, clientes, proveedores…). Por ello toda empresa / web que esntre debe de asumir una actitud de responsabilidad.

Ahora bien, retomando el inicio del tema, no creo que la decisión de Jesús haya sido la idónea, por el mismo motivo. Así, el hacer público este agujero (personalizado en una web, pero existente en otras más, seguro) puede tener el efecto contrario y crear un clima de desconfianza. es decir, quizás haya ayudado sin querer a empequeñecer el pastel. Pero fue su decisión, y como tal, también tendrá su responsabilidad, ¿o no? Y dicho esto, probablemente yo también tenga alguna al airear de nuevo este tema, aunque sea desde un punto neutral.

Y es que todos debemos de ser consecuentes con nuestros actos. Nuestras decisiones y nuestros errores (a veces sinónimos) no sólo nos afectan a nosotros. A veces se quedan en anécdotas, en otras alguien cae. Unas veces es involuntario, otras reprobablemente intencionadas. Pero casi siempre tienen consecuencias, sólo hay que saber a qué escala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *